El húngaro Francesco Illy llega a Trieste después de la primera guerra mundial, tras estudiar economía en Timişoara y haber trabajado en Viena. Ingenioso y cosmopolita, se enamora de la ciudad y de una mujer, y se convierte en ciudadano de Trieste. Empieza a trabajar en el campo del cacao y el café, que desde todo el mundo llegan al puerto de Trieste.

Ernesto, hijo de Francesco, se licencia en química y entra en la empresa a finales de los años ’40. Impulsa la investigación científica y tecnológica y crea un laboratorio químico interno. En los años ’50 la empresa se expande y empieza a vender también envases más pequeños de café molido para el consumo doméstico. En 1965 se traslada a Via Flavia.

En 1974 illy ofrece el café en monodosis, para preparar también en la oficina o en casa un espresso como en el bar. En 1988 deposita una patente para la selección digital de los granos, que permite escoger, uno a uno, solo aquellos perfectos. En los años ’90 aparecen las tazas illy Art Collection, el nuevo logotipo, diseñado por el artista americano James Rosenquist y el Premio Brasil para la excelencia en el cultivo del café. Hoy en día illy es sinónimo de excelencia y de sabor italiano en todo el mundo. Andrea, uno de los hijos de Ernesto, se encarga de la dirección de la empresa.

UN VIAJE A TRAVÉS DE LA HISTORIA

  • 1933
  • 1934/35
  • 1947
  • 1965
  • 1974
  • '80
  • 1988
  • 1991
  • 1992
  • 1994
  • 1996
  • 1999
  • 2003
  • 2007
  • 2008
  • 2011