CAFÉ VERDE

TODO COMIENZA EN LA TIERRA

Cultivo

El sistema de cultivo más antiguo y tradicional se utiliza en zonas de Centroamérica y en India: las plantas de Coffea crecen junto a otras más altas que las protegen de los rayos solares. En Brasil, en cambio, se usa el método intensivo: amplios cultivos solo de plantas de café. Se necesita irrigación artificial y recogida mecanizada. Esto significa más inversiones, alta productividad y mayor impacto medioambiental.

Recogida

Ya que en la planta, que florece con las lluvias, se encuentran juntos flores y frutos, la recogida es complicada. Cuando las cerezas maduras se recogen a mano una a una el método se denomina “picking”: es caro, pero asegura una óptima calidad del café verde. La alternativa es el “stripping”, con el que los frutos se arrancan de la rama de forma indiferenciada, tanto los maduros como los verdes, para ser separados posteriormente. Ocurre los mismo si se agitan mecánicamente las plantas. Estos dos métodos no dan garantías de eficiencia.
Una vez recogidos, se eliminan cuerpos extraños de los frutos, como piedras, palos y hojas.

Las semillas

Las semillas pueden extraerse de dos maneras: lavándolas o secándolas.

  • Café lavado – se elimina la pulpa de los frutos mecánicamente y se colocan en tanques de agua. Los residuos de pulpa fermentan y es más fácil eliminarlos. Las semillas más tarde se secan y se elimina también el pergamino, la membrana que las envuelve.
  • Café natural – los frutos se secan al sol durante un periodo que puede llegar a los 20 días. Solo cuando la cáscara, la pulpa y las semillas se han secado completamente, las máquinas que eliminan la corteza liberan los granos.

Las semillas que se obtienen de ambas elaboraciones son los granos de café verde que se clasificarán después según su forma y tamaño. Salvo algunas excepciones, cuanto más grandes son los granos mayor es el precio del café.