COFFEA ARABICA, EL ORIGEN DE LO MEJOR

El Arabica

Existen diferentes especies de Coffea, la planta del café, arbusto de hoja perenne perteneciente a la familia botánica de las Rubiáceas. La calidad más preciada, el Arabica, representa el 59% de la producción mundial de café. Tiene origen en las regiones montañosas de Etiopía, es sensible al calor y a la humedad, crece en alturas superiores a los 900 metros y llega incluso a alcanzar los 2000-2500 metros. Cuanto mayor la altura mejores las cualidades organolépticas del grano tostado.

Flores y frutas del Arabica

Ya que la Coffea crece en las regiones tropicales y ecuatoriales, donde siempre es primavera o verano, no es un cambio de clima, sino el comienzo de las lluvias lo que da inicio a la floración blanca y perfumada. Ocho o nueve meses después llegan los frutos: bayas rojas, brillantes y carnosas como cerezas.
Con cada lluvia se da inicio a una floración. Es por esto que en la planta se encuentran simultáneamente flores, frutos verdes y frutos maduros, por lo que la recogida deberá ser muy cuidadosa.

El grano de café

El grano de café no es otra cosa que la semilla de la planta, que se encuentra en el interior de la baya. La baya contiene dos semillas envueltas por una membrana llamada pergamino y un mucílago que es una capa de pulpa azucarada. El grano de Arabica es más bien plano y alargado, con un surco ondulado. Genéticamente el Arabica es la única especie de Coffea con 44 cromosomas. Desde el punto de vista químico el contenido de cafeína varía del 0,9% al 1,7%.

Las características en la taza

Los Arabica dan espressos muy perfumados, dulces, rotundos, ligeramente ácidos y a menudo achocolatados y con un toque de caramelo.
Presentan también una agradable nota amarga, y su crema es de color avellana claro tirando a rojizo.