Cauca

Colombia

La región colombiana de Cauca se encuentra en el sur del país y es una tierra de paisajes seductores, rica en fuentes y cascadas. La capital, Popayán, fundada en el siglo XVI y conocida como la “ciudad blanca”, es una meta turística renombrada y un importante centro religioso, famoso también por las tradicionales celebraciones de la Semana Santa que allí se desarrollan. En una tierra tan variada como Cauca, la zona en la que se produce el café —al norte del río Patía— se distingue por su homogeneidad y ofrece condiciones ideales para la cosecha.

.

Encerrado entre las altas cordilleras y el altiplano, a una altitud de aproximadamente 1700 metros, este territorio de montaña se caracteriza por un suelo de origen volcánico sumamente fértil y un clima estable, con lluvias abundantes, en el que las estaciones se diferencian netamente en seca y húmeda. Todo esto permite producir un café de excelente calidad. El Arábica de Cauca se cosecha a mano y es apreciado en todo el mundo por su particular dulzura.

N/A°

Carlos Solarte

Colombia

monoarabica Carlos Solarte
:
Carlos Solarte
:
Cauca
:
2007

Cuando Francisnet llega a la chacra, Carlos recibe cálidamente a su colega y amigo: es el momento del tinto, la taza de café negro y humeante que frecuentemente beben juntos. Desde que Carlos colabora con la Federación Nacional de Productores de Café, sus jornadas están llenas de compromisos y de encuentros como este. Además de dirigir su plantación, dedica gran parte de su tiempo a los otros cultivadores: se interesa por sus cosechas, ayuda a resolver este o aquel problema. Con los años, gracias a su trabajo, se ha encontrado con muchas personas y ha llegado a conocer y apreciar el papel que el café tiene en el tejido social de Cauca. En este departamento multiétnico, en el que viven descendientes de tribus indígenas prehispánicas, como los Paeces y los Misak, unas noventa y siete mil familias producen Arábica: una verdadera tradición local.
Como muchos de ellos, también Carlos es “hijo del café”. Siguiendo las huellas de su padre, y gracias al trabajo en el campo, logró recibirse de agrónomo y mejorar su condición social y económica.
Por otra parte, como reza un viejo refrán de la zona, el café siempre trae cosas buenas, a tal punto que, en el pasado, los campesinos de Cauca lo usaban incluso para curar cortes y heridas. Mientras mira a su amigo Francisnet, que se aleja para volver a sus campos, Carlos piensa en todo lo bueno que el café tiene guardado para el futuro de sus hijos. También hoy será un hermoso día.