Sakleshpur

India

Encantador territorio de colinas en la región india de Karnataka, el área de Sakleshpur se encuentra en los Ghati Occidentales, las alturas indias célebres por su riqueza biológica. En efecto, la flora y la fauna del lugar ofrecen una asombrosa variedad de especies, algunas de las cuales viven exclusivamente en estas tierras. Pero la zona no ofrece solamente atractivos naturales, sino que cuenta también con una historia secular, rica en leyendas y tradiciones. Las lluvias son muy abundantes y la región se caracteriza por panoramas de un color verde

extraordinariamente intenso, tan brillante que por momentos parece irreal.
Favorecidas por un clima propicio y temperaturas relativamente templadas, estas colinas están cubiertas por una espesa vegetación y se caracterizan por los cultivos de cardamomo y pimienta, además de las apreciadas plantaciones de café. La agricultura es muy floreciente en Sakleshpur, y la del café Arábica es la producción más importante de la zona, renombrada y apreciada en todo el mundo.

N/A°

N. K. Shamarao

India

monoarabica N. K. Shamarao
:
N. K. Shamarao
:
Sakleshpur
:
2003

Las jornadas del señor Shamarao comienzan muy temprano. Recién ha amanecido cuando saborea su habitual “café de las siete”, pensando en los asuntos que tendrá que despachar el día de hoy. Al llegar a la plantación de Krishnakri, lo primero que ve son los grandes árboles que dan sombra a la cosecha, ofreciéndole una preciosa protección.
En la actualidad, el perfumado grano se ha transformado en un recurso importante para la región, y es difícil creer que, cuando la familia de N. K. Shamarao llegó para cultivarlo, en el lejano 1951, muy pocos lo hayan considerado posible: nadie imaginaba que se podía cultivar café en estas verdes colinas. Sin embargo, la intuición de su padre era correcta. Decidió desafiar las opiniones contrarias y, para su nueva plantación, eligió la apreciada variedad “Selección 795”, el mismo Arábica que crece en la actualidad. Shamarao siempre ha aplicado métodos naturales y en sus campos utiliza solo productos orgánicos: una decisión visionaria de la que se enorgullece.

En los últimos cuarenta años esta tierra ha dado vida a numerosas cosechas, mientras el café indio ganaba cultores en todo el mundo. Durante un memorable viaje a Europa, Shamarao conoció a numerosos admiradores de su producto, y el respeto de que goza en el exterior lo llena de orgullo y felicidad. Sin embargo, es aquí entre sus plantas que ha vivido los mejores momentos de su vida. En efecto, para él y para su familia, cultivar café es mucho más que un trabajo: es una forma de vida.