Café oriental, también llamado Café Turco

Se consume en todo el Oriente Medio. Se prepara en el cezve, típica cafetera de cobre y latón, caracterizada por un largo mango.
Se prepara con café molido muy fino.
La tradición prevé la utilización de un molinillo de latón para obtener un polvo muy fino, como el azúcar impalpable.
Se bebe en tacitas pequeñas y bajas, una vez que el polvo se ha sedimentado completamente.

Así se prepara:

  • verter la dosis de agua en el cezve (alrededor de 50 ml por taza)
  • añadir azúcar al gusto, según el grado de dulce deseado, y mezclar para que se deshaga
  • llevar a ebullición, después quitar el cezve del fuego y añadir una cucharadita de café por persona más uno
  • A continuación el café se hace hervir dos veces consecutivas, quitando el cezve del fuego entre una ebullición y la siguiente. Antes de mezclar bien, es posible eliminar la espuma o conservarla.
  • antes de servir el café, añadir una cucharada de agua fría para acelerar el depósito de polvo de café en el fondo y verterlo después en la taza sin filtrarlo

La aromatización

En muchos países el café a la turca se aromatiza con especias, como el cardamomo y la canela. Para probar el café en este estilo es suficiente con añadir las especias molidas muy finas.